100 Barbies por minuto !!!

La marca más icónica de Mattel sigue siendo Barbie, pero en Latinoamérica también conquistan con fuerza a chicos y grandes las marcas Fisher Price y Hot Wheels.

Bebés sin pelo y ojos azules, carriolas, baberos y pachas de plástico eran los juguetes de las niñas en los años 50. Sus únicas historias de juego y fantasía estaban regidas por un único rol: ser madres.

Bárbara Handler era en ese momento una pequeña niña, y su madre, Ruth, notó las limitantes en las expectativas de la vida de su hija a partir de los juguetes que la industria, dirigida solo por hombres, ponía en sus pequeñas manos y en su imaginación.

Esa sería la chispa que empujaría a Ruth a dar vida a un nuevo juguete: una adolescente que podía desempeñarse en otros roles y que podía comenzar a crear el ideario de que las mujeres eran capaces de hacer algo más que cuidar bebés. Sin saberlo quizás, Ruth iniciaría en ese instante una revolución en la industria al crear Barbie, una marca icónica que 60 años después continúa conquistando al público infantil.

Marca bandera de Mattel

En el tiempo de lectura que le tomó llegar hasta aquí, 100 Barbies fueron vendidas. Sí, cada segundo una caja registradora está haciendo “ca-ching” para vender cerca de dos muñecas en todo el mundo.

Ruth Henríquez, directora de Marketing de Mattel Infantil y Preescolar para Europa, Medio Oriente y África, explica que justo en la celebración de los 60 años de Barbie, la marca sigue siendo bandera para la empresa que ahora cuenta con más de 35 marcas de juguetes y presencia en 150 países.

Pero Barbie, la muñeca que nunca envejece, es y seguirá siendo un estandarte en el mundo de los juguetes con un volumen de venta que representa cerca de 58 millones de muñecas al año.

En Latinoamérica, Barbie, Hot Wheels y Fisher-Price son las tres marcas líderes de Mattel. Estas son las que a lo interno de la empresa se llaman marcas franquicias, porque van más allá para tocar más categorías de entretenimiento.

La región latinoamericana representa entre un 12 % y un 14 % de la facturación total de la compañía, dijo Henríquez. “Es la tercera región más importante después de la casa de Mattel que está en Estados Unidos y que es el mercado principal; el segundo es el europeo y el tercero es el latinoamericano”, detalla.

Pero, ¿cómo se ha mantenido vigente Mattel como líder en la industria de juguetes? Henríquez explica que la empresa ha seguido la evolución de los consumidores de todas las edades con propuestas para los más pequeños e incluso madres en estado de gestación que ya buscan estimular a sus bebés, como en el caso de Fisher-Price, hasta aquellas destinadas a los más grandes, a través de juegos de mesa como Uno, Pictionary y Scrabble.

“Sabemos que el niño tiene muchas horas libres al día y que el juego es indispensable para él. Pero también sabemos que el niño tiene otras actividades. Entonces, como marca necesitamos estar presentes y allí tenemos más contenido: para televisión, Netflix y también para Youtube. Los niños dedican más de 90 minutos al día a esta plataforma, desde los tres a cuatro años que ya empiezan a estar en la tableta de mamá o papá”, comenta.

Barbie, por ejemplo, ahora cuenta con una serie en Netflix o la aplicación de Pictionary Air para dibujar en el aire y ver el resultado en el teléfono, entre otras.

Mattel cuenta con un laboratorio de juego de Fisher-Price en East Aurora, Nueva York, en el que las opiniones y gustos de sus principales consumidores, los niños y niñas, así como de sus padres, son escuchadas.

Ese constante ejercicio de entender a los pequeños y de escuchar cómo el mundo está evolucionando es el que ha permitido nuevos lanzamientos como Creatable World, una marca de juguetes sin género que recién salió al mercado en septiembre.

“Somos fieles creyentes de que la mejor manera de vivir una experiencia y tener una relación con la marca es a través de la imaginación, las historias que el niño y la niña crea, cómo se imagina todo aquello jugando. Entonces siempre intentamos que el juego sea una herramienta y por eso estamos innovando en las marcas que lanzamos”, explicó.

Una salvadoreña exitosa 

Ruth Henríquez es salvadoreña. Se desempeña como una alta ejecutiva de Mattel, la empresa de juguetes más famosa del mundo. 
Ruth empezó su carrera con mucha curiosidad, recuerda. Eso la llevó a estudiar Administración de Empresas en la Universidad de Barcelona, España. 

Desde hace ocho años, es parte clave de Mattel, primero en España y ahora para Europa, Medio Oriente y África. En sus manos está la forma en que la empresa comunica sus propósitos. 

Su filosofía de éxito, más que fijarse en lo logrado, es avanzar venciendo retos y dejando un cambio en cada paso que da. Ante las adversidades, reconoce que el autoconocimiento de sus propias habilidades, pero también la gestión de la frustración frente  situaciones que escapan de sus manos, ha sido vital.

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *